Infecciones vaginales: Candidiasis o Vaginosis

Infecciones vaginales: Candidiasis o Vaginosis

La candidiasis vaginal y la vaginosis bacteriana son molestias vaginales muy comunes. Aunque la candidiasis vaginal fue objeto de estudio y se entendía mucho mejor que la vaginosis bacteriana no toda la secreción inusual, la quemazón y el dolor en la zona íntima femenina es causado por el hongo Cándida.

Hoy en día, ya se conoce que ambas son igual de comunes y que 1 de cada 3 mujeres la padece. Una es causada por un hongo y la otra por una bacteria por lo que, el tratamiento, es totalmente diferente. Para saber qué tratamiento es el más adecuado hay que saber identificar bien los síntomas y saber diferenciarlos.

Que tienen en común la candidiasis vaginal y la vaginosis bacteriana

Que tienen en común la candidiasis vaginal y la vaginosis bacteriana

Ambas se caracterizan por una secreción anormal, sin embargo la apariencia de estas secreciones es diferente en ambos casos. La candidiasis vaginal causa una secreción espesa de color blanco muy similar al requesón y con un leve olor a levadura. Por su parte, la vaginosis bacteriana causa una secreción acuosa de color blanco o gris con un olor similar al del pescado.

En ambos casos se produce irritación y dolor, sin embargo, en el caso de la vaginosis bacteriana el quemazón es mucho menos frecuente que en la candidiasis vaginal que presenta un intenso quemazón, irritación y un menor dolor a la hora de orinar.  El PH del entorno vaginal también es diferente en una y en otra. En el caso de la candidiasis no se produce ninguna alteración mientras que en caso de la vaginosis este PH se vuelve más alcalino.

Candidiasis Vaginal

Candidiasis Vaginal

La candidiasis vaginal es una infección por hongos. Este tipo de infección vaginal la sufre más de un tercio de las mujeres. Hay mujeres que suelen ser propensas a este tipo de infecciones vaginales por el hongo Cándida.

Los síntomas de la candidiasis vaginal

Esta infección vaginal, si bien es cierto que no es peligrosa, sus síntomas son muy molestos y dificultan el día a día. Si padeces de dolor vaginal (sobre todo durante o después del acto sexual), notas una secreción vaginal anormal (con aspecto de requesón) tienes picor e irritación en la zona vaginal así como inflamación y enrojecimiento en la vulva puedes estar padeciendo candidiasis vaginal. 

Y te decimos puedes porque tener esta sintomatología no es indicativo de padecerla. Ya que hay síntomas muy similares en la vaginosis bacteriana y en algunas enfermedades de transmisión sexual. Como cada una de estas infecciones vaginales tiene una causa diferente, tiene un tratamiento totalmente distinto. Por eso, a no ser que estés segura, lo mejor es acudir a tu ginecólogo para conseguir un diagnóstico veraz.

¿Qué causa la candidiasis vaginal?

Las infecciones vaginales por hongos son causadas por un desequilibrio de la flora vaginal. Normalmente son causadas por un aumento del número del hongo Cándida albicans. Hablamos de un aumento del número porque este hongo está siempre presente en la vagina y forma parte de la flora vaginal cuando está sana.

El problema viene cuando, debido a un aumento del alimento del que disponen estos hongos en la flora vaginal (azúcar) empiezan a crecer de manera descontrolada. Este aumento de alimento es debido a una alteración en la flora vaginal que puede estar causado por diferentes motivos.

De entre los motivos más habituales está el encontrarse en la segunda mitad del ciclo menstrual, el uso de anticonceptivos orales, estar embarazada o tener una dieta con alto contenido en azúcares o lácteos.

Vaginosis bacteriana

Vaginosis bacteriana

A diferencia de la candidiasis vaginal, la vaginosis bacteriana está causada por un desequilibrio bacteriano. El origen de esta infección vaginal es desconocido, pero hay factores que pueden aumentar el riesgo de sufrirla como el ser sexualmente activo.

Los síntomas de la vaginosis bacteriana

Entre los síntomas más comunes encontramos el mal olor vaginal, como a pescado y que puede intensificarse tras mantener relaciones sexuales, la secreción vaginal acuosa blanca o grisácea. Además puede darse dolor al orinar, irritación e incluso quemazón aunque en menor medida que en el caso de la candidiasis.  

¿Qué causa la vaginosis bacteriana?

La causa de esta infección vaginal es el aumento de bacterias en la vagina. En la vagina suelen predominar bacterias (lactobacilos sanos) pero si se desarrolla una vaginosis bacteriana, otro tipo de bacterias penetran en la vagina y hacen crecer los lactobacilos de manera exagerada.

De entre los motivos más habituales que causan esta infección vaginal están la menstruación, el uso de antibióticos que debilitan la flora vaginal, los cambios hormonales, el uso de perfumes o jabones íntimos o la mala higiene, un sistema inumintario debilitado así como una vida sexual activa sin protección.

¿Cuándo pueden aparecer estas infecciones vaginales?

¿Cuándo pueden aparecer estas infecciones vaginales?

Hay mujeres que padecen este tipo de infecciones vaginales de manera habitual. Pero es más común que aparezcan tras el uso de antibióticos, ya que debilitan la flora vaginal. Cuando se es sexualmente activo y no se usa ningún tipo de protección (también puede alterarse el PH vaginal por la saliva). Por el uso de jabones y perfumes o una mala higiene. Y durante el embarazo, la lactancia o la menopausia.

Una manera de evitar la aparición de estas infecciones vaginales es utilizar un jabón adecuado para la zona íntima, en Farmacia Medina Algorfa te recomendamos cuál puede ser mejor para ti.

Utilizar siempre preservativo en tus relaciones sexuales (contamos con una gran variedad de preservativos tanto de diferentes marcas como sin látex para personas alérgicas). Tomar probióticos en caso de padecer de manera recurrente este tipo de infecciones vaginales o justo después de haber tomado antibiótico con el fin de restaurar la flora vaginal.

Para obtener un diagnóstico certero y dado que estas infecciones vaginales no tienen el mismo tratamiento, lo mejor es acudir a tu ginecólogo. Tu ginecólogo tras hacerte una exploración podrá dictaminar qué tipo de infección te está causando dichas molestias y el mejor tratamiento a seguir. Si tras el tratamiento, los síntomas no han mitigado o reaparecen,  vuelve a ponerte en contacto con tu ginecólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *