7 alimentos para tener un hígado a prueba de bombas

El hígado es uno de los órganos mas importantes de nuestro cuerpo. Se encarga de una tarea de suma importancia. Recoger y redistribuir los nutrientes utilizando el torrente sanguíneo. Identifica y descompone componentes absorbidos tales como: hidratos de carbono, grasas y proteínas. Estos son los motivos por los cuales es importante saber qué alimentos pueden influir en su funcionamiento. Y sobre todo, saber cómo puedo limpiar mi hígado rápidamente.

El hígado es de vital importancia para que el cuerpo humano funcione correctamente. Entre sus funciones principales, se encuentra la de recoger, redistribuir y regular las cantidades de nutrientes que se hayan en nuestro organismo y que son transportados por el torrente sanguíneo. Además, en ocasiones actúa como una reserva de energía.

¿Cómo puedo limpiar mi hígado rápidamente?

Los hábitos saludables, están íntimamente relacionados con el buen funcionamiento del hígado. Pero dada lo complejidad de nuestro cuerpo, existen alimentos nocivos que no todo el mundo conocer. En este articulo os hablaremos tanto de los buenos como de los malos.

La alcachofa, la gran estrella:

Se trata de unos de los alimentos clave. Limpia y desintoxica el hígado. Es un alimento rico en silimarina. Y por si eso fuera poco, tiene además una función antioxidante que protege las células hepáticas de los radicales libres. Se debería consumir este alimento dos o tres veces por semana, sin embargo también se puede obtener los mismos resultados tomando algún suplemento vitamínico

Las almendras, las reinas de los frutos secos.

Estas viejas conocidas, contienen vitaminas y minerales y son un poderoso antioxidante. A su vez, sus primas hermanas, las avellanas y las castañas reducen el colesterol malo y elevan los niveles del colesterol bueno. En otra banda, la remolacha ayuda a limpiar y purificar la sangre y además contribuye a la producción de nutrientes en el organismo.

El brócoli, la verdura de los super-herores:

Sin duda, es uno de los alimentos mas completos. Protege las células hepáticas gracias a su poderoso efecto antioxidante. Además su nivel calórico es ínfimo, siendo sin embargo un importante aporte de nutrientes como: calcio, hierro, potasio, zinc y de vitaminas A, B, C y K.

Qué frutas son buenas para el hígado

Si por otro lado quieres saber cómo puedo limpiar mi hígado rápidamente comiendo las frutas para que mejor resultado te van a dar, presta atención a nuestra siguiente clasificación.

El aguacate:

Alimento rico en grasas saludables y nutrientes que ayudan a cuidar nuestros hígados. Además, los aguacates, al contener glutationa funcionan como antioxidantes muy poderosos que colaboran con los procesos de desintoxicación y limpieza del organismo.

La piña:

Conocida por su colaboración en la expulsión de la grasa del cuerpo. Esta fruta posee una enzima llamada bromelina, gracias a la cual se pueden eliminar las grasas y toxinas que deterioran al hígado.

Los frutos secos:

Son una fuente de vitaminas y nutrientes, estos ayudan a proteger el hígado de las grasas. Los frutos más recomendados son las nueces que son una fuente de omega 3. Si prefieres puedes usar el complemento alimenticio Lipokrill Plus el cual contiene aceite de krill, este es una fuente rica en Omega 3, ideal para contribuir al buen funcionamiento del hígado.

¿Qué alimentos pueden dañar el hígado?

Hay alimentos malos para el hígado, pues su consumo puede ocasionar inflamación y otros daños en el órgano. Por lo general estos son los que contienen altos índices de colesterol malo, azúcar, grasas, exceso de proteínas, alcohol (bebidas alcohólicas), y las comidas condimentadas también pueden generar problemas.

Lo ideal para mantener el buen funcionamiento de este órgano es tener una dieta nutritiva balanceada que contenga los alimentos descritos anteriormente, consumir mucha agua y hacer ejercicio al menos tres veces a la semana.

¿Cómo saber si tengo el hígado dañado?

Las enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias (genética) o causadas por diferentes factores que dañan el hígado, como algunos virus o el excesivo consumo de alcohol. La obesidad también se asocia con el daño hepático.

Con el tiempo, el daño hepático provoca cicatrización (cirrosis) que puede producir insuficiencia hepática, un trastorno que pone en riesgo la vida.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad hepática comprenden los siguientes:

  • Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia)
  • Hinchazón y dolor abdominal
  • Hinchazón en las piernas y en los tobillos
  • Picazón en la piel
  • Orina de color oscuro
  • Heces de color pálido, o heces con sangre o de color alquitrán
  • Fatiga crónica
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Tendencia a formar hematomas con facilidad

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con tu medico de cabecera si tienes alguno de estos síntomas o signos persistentes que puedan preocuparte. Busca atención médica de manera inmediata si notas un dolor abdominal de tal intensidad que no puedas quedarte quieto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *